Volvo Titán – El rey de los 50

Es otro de los camiones más famosos en la historia no sólo por marcar una época, también por haber sido pionero en muchas soluciones que se aplican hoy en día.

Probablemente ninguna otra década haya contribuido más en el desarrollo del camión que la de los cincuenta. Los motores nafteros como los rudimentarios diésel con cámara de precombustión se sustituyeron por soluciones más eficientes: plantas motrices a gasoil de inyección directa. Esta necesidad imperiosa de ofrecer motores más fuertes y optimizados contribuyó también a conseguir combinaciones de camiones más pesados.
Uno de los modelos más famosos de la historia de aquellos años ha sido el “Titán”, que Volvo Trucks creó en el año 1951. Este camión desempeñó un papel precursor pues, en 1954, fue uno de los primeros que incorporó un motor turboalimentado. Como resultado de esta combinación la configuración de la unidad se incrementó en peso y potencia: tan solo 25 kg más de tara, pero con 35 CV más de caballaje pasando así de los 150 a los 185 “Horse power”.

“La evolucion del l395 titan se dio en 1954 con el turbo como novedad y mayor potencia.”

Después de tres años de su lanzamiento, la principal novedad que introducía Volvo en 1954, parecía muy discreta e –inicialmente- se presentaba sólo como una pequeña referencia en la rejilla del modelo L395 Titán. Sin embargo, con el tiempo, esta nueva característica marcaría para siempre la historia de la industria pesada automotriz: El turbocargador.
Cuando comenzó su producción en el primer año de la década del cincuenta, el Volvo L395 Titan era una actualización del modelo L29C con un área del conductor mejorada y un motor más eficaz. Sin embargo, fue en 1954 cuando un equipo de ingeniería de Gotemburgo, que ya trabajaba en un proyecto pionero, decidió instalar, con éxito, un motor con turbocargador. Más allá de su pequeño tamaño esta implementación convirtió al Volvo L395 Titán en el primer vehículo de transporte de cargas por carretera fabricado en serie con esta solución técnica.
Los resultados sorprendieron a propios y extraños. Con el nuevo sistema con turbocargador no sólo se produjo un aumento en la potencia, también se ganó en operatividad. Vale destacar que el concepto del turbo no era nada novedoso para entonces pues ya se había utilizado en motores de barcos, locomotoras y aeronaves. Sin embargo, hasta los años 1950, no se encontraban disponibles unidades pequeñas que pudieran ajustarse debajo del capó de un camión.

En la década de los años sesenta, el camión finalmente fue proclamado rey del transporte. Este logro se debió -en gran parte- a su flexibilidad y al hecho de que se hubiese creado una red de carreteras nacionales e internacionales que hizo posible que el transporte en camión resultase rápido, seguro y eficaz. En Suecia, comenzaron a lanzarse al mercado cabinas de seguridad acreditada.
La producción del Volvo Titan continuó hasta 1973, durante los últimos años bajo el nombre de Volvo N88, y estaba equipado con una gran cantidad de características nuevas que se utilizan aún en camiones modernos: Sistemas de frenos operados por compresión de aire, dirección asistida y cabina de seguridad de Volvo. Desde la década de 1980 todos los camiones cuentan con turbocargador y la industria actual de los camiones le debe mucho al pionero: el Volvo L395 Titan.

Datos curiosos

5. Fueron los años que habían pasado desde que Volvo había comenzado a fabricar motores a diesel con pre-cámara.
1950. Fue cuando apareció el primer motor Volvo diesel de inyección directa
9,6 litros. La cilindrada de los motores de ese momento y no habían recursos para el desarrollo y manufactura de versiones más grandes.
2. Los responsables del departamento de diseño de motores: John Stålblad y Bertil Häggh, más conocido en la industria de los tractocamiones como Mr. Turbo.
1. El fabricante de turbos Eberspächer que desarrolló un turbocargador más pequeño capaz de utilizarse en tractocamiones y autobuses.
TD96AS. Así se denominó al motor con turbocargador. En principio se estableció que tendría la misma potencia que su predecesor el VDF (150 HP). Sin embargo, gran parte del trabajo de diseño se enfocó a crear generosos márgenes de seguridad para que pudiera producir potencias de salida más grandes en el futuro.
Sin PC. Sin la ayuda de programas de computadora de diseño, los ingenieros utilizaron su experiencia con el motor VDF, que tenía el mismo tipo de cámara de combustión que el nuevo motor de la serie 96.
L395 Titan. Varios modelos equiparon en secreto el motor turbo a modo de prueba durante un período de tiempo.
200. La cantidad de unidades que se contempló inicialmente potenciar con los turbocargadores. Debido a la excelente respuesta, la producción continuó sin parar.
5 de junio de 1954. Desde entonces los clientes podían solicitar el nuevo Titán Turbo L395.
43.500 coronas. El valor de un Titán Turbo que requería de un eje trasero más fuerte capaz de manejar mayor torque.

Etiquetas:, , , ,

Sin comentarios

Deja un comentario