Semirremolque autónomo

Metalúrgica Hermann desarrolló un sistema de piso caminante que permite optimizar los tiempos de operación de carga y descarga de la unidad. Un sistema que promete profesionalizar y jerarquizar el transporte de cargas en nuestro país.

Desde aquellos inicios en 1973, como un taller de reparación de elásticos y carrocerías, a la actualidad, con una planta de más de 23 mil metros cuadrados, Metalúrgica Hermann se ha perfeccionado en la fabricación y comercialización de acoplados, carrocerías y semirremolques, buscando adaptar sus productos a las reales necesidades de los clientes.
En el Parque Industrial de Gualeguaychú, en Entre Ríos, la empresa continúa invirtiendo constantemente en nueva tecnologías, mejorando la calidad, precisión y terminación de sus productos.
Justamente, la última gran novedad es el piso caminante, un ingenioso sistema implementado por Hermann para optimizar los procesos de carga y descarga en un vehículo de transporte.
Sobre el mismo, el responsable de Desarrollo de Producto de Hermann, el Ingeniero Bruno Lonardi, le comenta a PCR: “El piso caminantes es un ingenioso sistema provisto por Hermann para optimizar el transporte de cargas ya sea paletizada o a granel. Está conformado por perfiles de aluminio que, haciendo movimientos en una secuencia determinada, permiten el desplazamiento de las cargas dentro del semirremolque. La operatoria es válida tanto para la cargar como para la descargar. Si bien este sistema ya es conocido en el mundo, y existen distintos fabricantes de estos pisos móviles, Metalúrgica Hermann está instalando los primeros en el país”.


Así como en el año 1975, Metalúrgica Hermann comienza con la fabricación de carrocerías de madera para el transporte de aves en pie y en el ´78, produce la primera carrocería metálica, cuarenta años después de su primer producto, la empresa familiar de la provincia de Entre Ríos, lanza al mercado este revolucionario semirremolque.
Lo más saliente es que una vez que la carga fue depositada sobre los perfiles que conforman el piso y están dispuestos en dirección longitudinal, el movimiento de los mismos permite el desplazamiento hasta el lugar deseado sin ningún tipo de esfuerzo.
“La totalidad de los perfiles se divide en tres grupos. Los mismos están vinculados entre sí mediante un travesaño que -a su vez- es motorizado por un cilindro hidráulico que lo mueve hacia delante y hacia atrás en una carrera corta de 200 mm de manera independiente a los otros 2 grupos de perfiles. Es decir, que una vez que los tres grupos se desplazaron al mismo tiempo, comenzó el procedimiento. Tras el primer paso, en el cual la carga se desliza sobre todos los perfiles, el próximo es el retroceso de uno de los grupos y así hasta que lo hace el último. Cuando retrocede uno de los grupos, la carga queda apoyada sobre el resto, por lo cual no desliza y permanece en el mismo punto. Siguiendo esta secuencia, repetidamente, se logra trasladar la carga desde la puerta hasta el fondo de la caja o viceversa”, describe Lonardi.

La situacion del sector

Según los datos oficiales de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADMIRA) en el primer semestre de 2015 la producción metalúrgica creció 1% interanual, revirtiendo la caída evidenciada en el año 2014 (-2,6%). En tanto, el nivel de utilización de la capacidad instalada (UCI) se ubicó en torno al 60,8%, implicando un aumento interanual en el primer semestre del 0,7%. En lo que respecta a los datos del segundo trimestre, tanto la producción como la UCI disminuyeron 1,8% en relación al mismo período del 2014. En este marco, la facturación tuvo un incremento promedio del 19,4% interanual en el primer semestre, expresando una suba implícita de precios en torno al 20%. Cabe mencionar que al interior del sector se verifican diferentes comportamientos, ya que un 20% de las empresas sufrieron una caída de su facturación, y un tercio obtuvo ingresos por ventas un 30% superior a los del primer semestre de 2014. Por su parte, los incrementos de costos totales se ubicaron en torno al 25%. Exceptuando la mano de obra, entre las mayores subas se señalan los servicios, seguidos por conjuntos y subconjuntos metalmecánicos, insumos de cobre y otros metales y partes y piezas de fundición, forjado o estampado.

El piso caminante es un avance tecnológico implementado por Metalúrgica Hermann apto para muchos tipos de carga. Con esta solución, se equiparon tres semirremolques para el transporte de chip de madera. El responsable de Desarrollo de producto le señala a PCR algunas características del mismo: “El largo total del vehículo alcanza los 14,80 metros. Con estas dimensiones se logran unos 85m3 de capacidad. Es importante aclarar que con este sistema de piso caminante, el semirremolque se puede descargar por completo en un lapso de 7 a 10 minutos”.
Como la totalidad de las unidades fabricadas en la planta de Gualeguachú, este equipo está fabricado con acero argentino de alta resistencia. Esto permite lograr una tara de 10.500 Kg. Asimismo cuenta con equipamiento de vanguardia en lo referente a la seguridad.
“Este unidad tiene un tren rodante que está formado por tres ejes de los cuales uno se levanta. Asimismo equipa el sistema de frenado electrónico (EBS) que combinado con el antibloqueo (ABS), le otorga características singulares. Pero además agrega otras prestaciones relacionadas como el sistema de estabilidad (que evita la chance de vuelcos) y un sistema de balanzas que permite monitorear la carga transportada por cada eje con suspensión neumática. El sistema electrónico permite automatizar el izamiento o no del eje balancín de acuerdo al tonelaje que se cargue en el equipo”, dice Lonari quien luego agrega que el semirremolque “Esta provisto de un sistema de tapa fácil con lona micro perforada para alivianar la tara de la unidad. Esto permite que sea más fácil el proceso de apertura y cierre del equipo”.

Las protecciones laterales anti-empotramiento (guarda ciclistas), los neumáticos Fate, los zunchos para la correcta sujeción de la carga, las mangueras de conexión eléctrica e hidráulica y otros detalles, son los que elevan las prestaciones del semirremolque “Chipero” y lo transforman en un equipo de alta tecnología.
“Creo que es el producto con el que siempre ha soñado o sueña el transportista. Es cierto no se descarga solo pero si facilita el proceso del transporte y ayudará mucho en los tiempos, la logística y la productividad”, señala el ingeniero de Metalúrgica Hermann.
Con este piso caminante la empresa mesopotámica aspira a sostener la vanguardia en la fabricación de unidades para el transporte de carga y seguir proponiéndoles, a los clientes, una unidad con la mejor relación precio/prestación.
Vale comentar que si bien la actividad sectorial continúa mostrando una marcada heterogeneidad, donde cerca del 40% de las firmas experimentaron bajas en su producción, Metalúrgica Hermann sigue adelante con su apuesta. Muchas de sus “rivales de mercado” tuvieron caídas superiores al 20% anual, mientras que muy pocas pudieron registrar niveles de crecimiento superiores al 15%.
De todos modos, algo común para el sector son las dificultades para financiar el capital de trabajo (acortamiento de los plazos de pago a proveedores), y el mayor aumento de la producción en relación al de la facturación.
Empero esta coyuntura, la familia Hermann basa su filosofía en la ética, el liderazgo, la competencia y el trabajo en equipo, innovando y proponiendo tecnologías que apuntan a profesionalizar y jerarquizar el transporte de carretera nacional.

El termometro de la economia

La industria metalúrgica constituye -por sí misma- una cadena de valor completa. Detrás del camión o unidad tractora, se arrastra la carga que soportan los acoplados y semirremolques. Estas fábricas constituyen de por sí terminales, sin duda mucho más pequeñas que las automotrices, pero con algunas características similares. Una verdadera terminal que utiliza partes y componentes provistos por otras fábricas nacionales. El transporte de cargas es un “valor termómetro” de la economía de cualquier país del mundo: un rubro que tiene vinculación directa con el PBI nacional; según crece o decrece, igual suerte corren las fábricas de acoplados y semirremolques.

Etiquetas:, , , ,

Sin comentarios

Deja un comentario