Prueba: Iveco Stralis 440 4×2 Eurotronic

TALENTO NACIONAL

El Stralis 440 Pertenece a la nueva generación de camiones de la marca italo-argentina denominada Ecoline. Fabricado en Córdoba, este extrapesado es un producto con alto contenido de componentes locales. Dinámico, eficiente y noble, tiene varios puntos fuertes para tener muy en cuenta a la hora de definir. Responde cómodamente a cualquier demanda del segmento.

La planta de Iveco ubicada en Ferreyra, provincia de Córdoba, ya cuenta con más de 40 años de presencia ininterrumpida de producción de camiones. Todo un récord, teniendo en cuenta los impactantes remolinos que ha sufrido la macroeconomía nacional a lo largo de éstas últimas cuatro décadas.
Allí se emplea a más de 700 trabajadores que producen actualmente un muy buen abanico de productos compuesto por los modelos: Tector, Cursor, Stralis y Trakker.
El camión que probamos, en esta edición de Planeta Camión Revista, también sale del centro industrial cordobés. Renovado en tecnología, en parte por la entrada en vigor de la norma Euro 5, el Stralis 440 con sistema de transmisión Eurotronic -finalmente- fue sometido a examen.
Nuevamente viajamos al parque industrial de Gualeguaychú donde, gracias al invalorable aporte de la empresa Hermann, pudimos realizar la prueba bajo condiciones de exigencia habitual para este tipo de vehículos. La primera maniobra fue el enganche de una unidad a estrenar de baranda volcable cargada a peso pleno con paquetes de chapa de acero. Así se alcanzó el PBT ideal. Tras calibrar todos los neumáticos, tanto del semi como del tractor, con 120 libras de presión de aire se llenaron a tope los tanques de gasoil y aditivo Adblue antes de realizar la habitual visita a la báscula. El pesaje del equipo completo arrojó la cifra de 42.580 kg. A partir de eso comenzó el periplo.
Establecida una ruta casi plana y en condiciones climáticas favorables: un día seco, soleado, con viento calmo y temperatura ambiente en torno a los 24 grados.
El motor que monta el 440 es un Cursor 13 de 12.880 cc, 6 cilindros, inyección directa, 4 válvulas por cilindro que responde a normas Euro 5 bajo gestión del sistema SCR y con 440 CV de potencia.
La transmisión automatizada, en este segmento, ya es casi monopólica. Esta, en particular, denominada Eurotronic, se basa en una caja ZF de 16 marchas adelante y 2 atrás. Siendo el primer Stralis que probamos a carga plena con esta transmisión, se puso el énfasis inicial en descubrir su comportamiento. En principio, sorprende gratamente la velocidad y certeza del pase de cambios al momento de exigir al vehículo. A marcha normal, en modo directo y desplazando más de 42 toneladas de peso, los cambios se realizan con suavidad entre un régimen de 1100 y 1400 RPM. También es de destacar la holgura del motor en esos instantes, dando señales sonoras de sentirse muy a gusto.
Según datos previos que recabamos de algunos transportistas usuarios de Iveco, el uso correcto de esta transmisión logra una notable reducción del consumo de combustible que -según ellos- promedia entre un 5% y 6%.



EN EL CAMINO

La cabina es de techo medio. El lujo no se ha establecido como prioridad en este modelo. Igualmente es ergonómicamente cómoda y el equipamiento que posee en su interior cumple con las necesidades. Posee gran cantidad de gavetas portaobjetos, conservadora de alimentos (heladera 24 volts opcional) y una respetable litera única. El piso, en la parte central de la cabina, es demasiado elevado, conformando un puente que resta espacio interior y confort.
Viene equipado con regulación de columna de dirección y regulación neumática en ambas butacas, conductor y acompañante, aunque la tapicería no es de las mejores.
Incluye alzacristales y retrovisores eléctricos (estos calefaccionados en ambas puertas) mientras que de fábrica se lo equipa con aire acondicionado. Además incorpora climatizador eléctrico de techo.
Por tratarse de una cabina de generación pasada (ya llegó la cabina Hi-Way) saltan a la vista ciertos faltantes más modernos como: comandos de volante, pantalla digital, etcétera, algo que no le resta méritos a nivel de performance, en lo que a su aplicación se refiere.



Los plásticos del interior son de calidad mejorable, al igual que la insonorización con viento frontal a 80 km/h. Justamente, a esa velocidad es donde se nota el poder del motor Cursor 13 que viaja relajado a un régimen de 1100 RPM en 16ta. marcha y no se inmuta al momento de una trepada repentina.
Para estar seguros que no se trataba apenas de una precepción, decidimos hacer una prueba de recuperación y elasticidad, pensando en los sobrepasos de ruta. Aquí es donde se confirma nuestra sensación al volante del Stralis 440. En números reales: de 40 a 60 km/h llegó a recuperar en 18,6 segundos. De 40 a 80km/h en 40,5 seg; y finalmente, de 60 a 80 km/h se recuperó en 22 segundos exactos. Números muy buenos e incluso con alguna cifra más eficiente que el nuevo Volvo FH 460 que posee mayor potencia y que habíamos probado en el mismo camino en nuestra anterior edición.



Ya en el regreso hacia la base y siempre en el mismo lugar se llevó a cabo otra prueba muy importante en términos de seguridad activa: el frenado con el vehículo lanzado. Este modelo, puntualmente, viene equipado con frenos de tambor con sistema ABS, pero no EBS (Electronic Brake System). A pesar de esto, aquí también los números fueron muy buenos ya que el Stralis con el semirremolque cargado frenó de 60 Km/h a 0 en 24 metros y de 80 Km/h a 0 en 56 metros, superando también en esto al Volvo FH 460 equipado con EBS. Además de frenar bien lo hace sin perder un mínimo de trayectoria en todo el largo del equipo.

El freno motor respondió muy bien, especialmente en los descensos donde el freno de servicio no hizo falta utilizarlo. Iveco también ofrece el opcional del sistema de frenado Intarder de 563 CV de potencia.
El control de crucero también figura en la lista de los equipamientos embarcados en este camión pero se optó evitar su uso durante el ensayo.
Para tener algunos parámetros del combustible consumido en la prueba del Stralis 440 Eurotronic propusimos un tramo recto y plano de 97,5 km de uso mixto en el cual tuvimos paradas por imprevistos y retomes. Estas situaciones elevaron el promedio. Finalizado el tramo se realizó una recarga de llenado de ambos tanques: de gasoil hicieron falta 42,5 litros mientras que de Azul 32 (Arnox32) algo menos de 500 cc.
Como en cada prueba que realizamos, cabe aclarar que estos valores de consumo son absolutamente referenciales. Todos estamos al tanto que los promedios de rendimiento mejoran drásticamente a medida que el vehículo devora kilómetros en la ruta y con el motor más suelto (N. De la R.: este apenas tenía 2200 km de uso). De hecho, la terminal informa que este vehículo -en la configuración testeada- arroja el valor de 28,5 l/100km. También cabe decir que la unidad probada no estaba equipada con deflectores aerodinámicos, otro opcional que la marca ofrece, que favorecen al ahorro del diesel.
Este Iveco Stralis 440 con transmisión Eurotronic es una unidad tractora con un precio a público de $ 2.397.900 final (al momento del cierre de esta edición).
Con 36 puntos de servicios en todo el país, Iveco ofrece la garantía de un año sin límite de kilometraje full, y un segundo año con límite de 250.000km para componentes de la cadena cinemática (motor, caja y diferencial). Los servicios de garantía ofrecidos son dos: M0 (al inicio) y M12 (antes de pasar al segundo año de cobertura). Si bien su complimiento es obligatorio, no tienen costo de mano de obra para el cliente. Para el resto de los servicios del plan de mantenimiento y para la nueva norma Euro 5, estrictamente hablando, no hay sobrecosto respecto a la norma Euro3.
En definitiva, el Stralis 440 puede catalogarse como un extra pesado On Road, altamente valorado en transportes de largas distancias e internacional, donde se busca mantener una velocidad crucero constante (a pesar de las diferentes geografías) y con buenas prestaciones. Virtudes y respuestas a las exigencias del camino por lo visto no le faltarán.

Iveco Stralis 440 4×2 Eurotronic

MOTOR
Iveco FPT Cursor 13 Diesel, inyección directa, control electrónico, turboalimentado y con intercooler 6 cilindros en línea, con cilindrada total de 12.880 cm3, 4 válvulas por cilindro.
Camisas húmedas removibles.
Diámetro x carrera del pistón: 135 x 150 mm.
Cumple con Euro V.

CAJA DE VELOCIDADES
De serie: Automatizada ZF 16AS 2230 TD
Manual: ZF 16S 2325 TD con Servoshift
y Direct Drive.
16 marchas sincronizadas hacia adelante y
2 marchas reversas

SUSPENSION DELANTERA
Ballestas parabólicas de una etapa con topes
de goma.
Dos amortiguadores telescópicos de doble acción y barra estabilizadora.

SUSPENSION TRASERA
Ballestas semielípticas de dos e tapas con
ballestín auxiliar. Dos amortiguadores
telescópicos de doble acción.
Barra estabilizadora trasera opcional.
Barra estabilizadora delantera estándar. Capacidad máxima: 13.000 kg, limitada a 12.600 kg por los neumáticos.

FRENOS
Tipo S-Cam con ABS (sistema antibloqueo), totalmente neumáticos a tambor en freno delantero y trasero, con circuitos independientes para el freno delantero, trasero, remolque, estacionamiento y emergencia.
Señal indicadora de desgaste de las cintas de frenos de los ejes trasero y delantero. Drenaje automático de agua en el secador.
Diámetro de los tambores: 419,1 mm.
Superficie total de frenado: 5.328 cm2
Eje delantero: 2.280 cm2
Eje trasero: 3.048 cm2

CHASIS
Formado por dos largueros planos en sección “C” de acero Fe E 490 de alta resistencia, vinculados por travesaños remachados y abulonados en el alma de los largueros.

TANQUES DE COMBUSTIBLE
Depósito de combustible de aluminio.
600 lts.+220 lts.

RUEDAS Y NEUMATICOS
Disco para neumáticos sin cámara medida 8,25×22,5” con aros de protección de tuercas
en ruedas delanteras.
Llantas: de acero.
Neumáticos radiales 295/80 R22,5 MIXTOS
sin cámara.

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Sin comentarios

Deja un comentario